Pollo horneado al limon


Ingredientes

– 2 1/2 kilos de pollo entero para hornear
2- cebollas moradas rebanadas grueso
– 1/4 de taza de jugo de limón
1- limón amarillo rodajas
2- cucharaditas de orégano seco
– margarina para barnizar
– perejil para decorar
– Aceite de oliva

Preparación:

Antes que nada debemos de lavar el pollo con abundante agua fría, y quitarle el exceso de grasa, luego lo secamos con unas toallitas de cocina.

Ahora precalentamos el horno a 200° centígrados. En una charola (cacerola) la engrasamos con aceite y colocamos el pollo con la pechuga hacia arriba.

Ahora cubrimos el pollo con la margarina y con jugo de limón.  Agregaremos orégano, sal y pimienta por dentro y por fuera. Una vez hecho esto, ahora partimos cebolla en robadas y las colocamos al rededor del pollo; partimos limón en rodajas y lo agregaremos arriba del pollo.

Cubrimos la cebolla y el limón con aceite de oliva. Ahora lo que nos queda es hornear el pollo por una hora y cuarto. El pollo se debe de sacar hasta que los jugos que salen del pollo salgan claritos, y las articulaciones del pollo se mueva con bastantes facilidad.

Cuando vaya la mitad del tiempo dicho, se le deben de dar vuelta a las cebollas. Pasado la hora y cuarto, sacamos el pollo del horno y lo colocamos en una charola (cacerola) y lo tapamos  con papel aluminio, para luego que esté helado, poder cortarlo. Ya para servir corte el pollo en pieza y decorarlo con perejil picado, y cebollas asadas.

Ya puedes disgustar el pollo pero si gustas puedes preparar una salsita para acompañar, para ello en otra sartén, pasamos todos los jugos residuales del recipiente para hornear y le agregamos dos cucharaditas de harina, mezclamos rápidamente con un batidor, sobre fuego medio. Después de cocinarlo por dos minutos agregamos caldo de pollo caliente, despacio como unas dos tazas. Se hierve desglaseando la sartén y moviendo todo, hasta lo que se nos habrá pegado, dejamos a fuego lento durante 5 minutos y sazonamos con sal y pimienta. Ahora lo pasamos por un colador y servimos con el pollo, ¡Es todo! No queda más que decir, si no ¡Provecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *